Cómo aferrarte a tu empleo en tecnologías
por Andy Lester

Original: “The Layoff’s Are Coming” by Andy Lester, PragPub Issue #1 PDF, epub, mobi, translated by Lucas Vieites.

En un mundo perfecto tu trabajo hablaría por sí solo, tu genialidad sería reconocida universalmente y tu puesto de trabajo jamás correría ningún riesgo. No es un mundo perfecto.

Estamos en una difícil situación económica. Millones de trabajadores han sido despedidos y los empleos en IT no están exentos de recortes. Sin duda tu empresa está sufriendo una disminución en ventas, si es que no está en caída libre, y es probable que lleguen los recortes de empleo.

No te preocupes.

Hay dos tipos de despido. Las reducciones masivas en las que desaparecen departamentos o unidades enteras están fuera de tu control. En estos casos la dirección corporativa decide que gran parte de la operación no da beneficios o puede ser subcontratada, y a la calle te vas. No se puede estar preparado para este tipo de despido. Un día te enteras de que los veinte del equipo estáis en la calle y no hay nada que puedas hacer para evitarlo.

Lo más probable es que te enfrentes a un despido más selectivo, y ni siquiera lo verás venir. Normalmente a un gestor de departamento o unidad se le dice: «Tienes que reducir tu equipo de veinte a diecisiete», y él tendrá que ingeniárselas para encontrar a los tres miembros menos rentables del grupo.

Éste es el despido que puedes evitar con acciones que puedes tomar ahora.

Cómo mantener tu empleo

Asumiendo que estás contento con tu trabajo, tu tarea es mantenerlo. Y yo te voy a decir cómo.

Tu objetivo es ser el mejor programador, el mejor administrador de sistemas, el valor añadido más rentable en el resultado final que puedas ser. Quieres estar entre los primeros de la lista de tu equipo, de modo que el jefe se dirá a sí mismo: «De ningún modo me desharé de él/ella».

Considera tu retención como una contratación

Sabes que cuando intentas que una empresa te contrate tu trabajo es mostrar de qué modo añadirás valor al resultado final de la empresa si te seleccionan, a menudo citando ejemplos de tu pasado laboral. Cuando lo que buscas es mantener tu empleo, es lo mismo: Muestras el valor que aportas a la empresa, y lo que haces para hacerlo en el futuro.

¿Cómo deberías hacerlo? Lleva la cuenta de qué es lo que haces cada día, y de cómo aportas a la empresa. Sé constantemente consciente de qué estás aprendiendo y cómo estás mejorando el valor de la empresa. Cuando mejoras alguna cosa, asegúrate de que tu jefe lo sepa.

Mira siempre al futuro. Piensa en cómo puedes mejorar el departamento y la empresa, y coméntalo. Realiza planes con otros compañeros para mejorar las cosas.

Actualiza tu currículum vítae

Cuando estés revisando lo que vales para tu empresa y documentando lo que has hecho, ponlo en tu currículum. Utilízalo como una herramienta para examinar tu rendimiento. Un buen currículum muestra un historial de trabajos realizados como cabeceras y los logros como detalles de apoyo.

Un buen currículum muestra lo que has hecho, no dónde has estado. El «qué» debe tener números asociados. En vez de:

Yoyodyne S.A., 2006-2009

  • Escribí código en Perl para varios proyectos.
  • Trabajé tanto en equipos como en proyectos en solitario.
  • Me esforcé por introducir nuevas tecnologías en el departamento.

Proporciona detalles que describan el valor, cuantificando, que has proporcionado para que el lector obtenga un concepto del alcance:

Yoyodyne S.A., 2006-2009

  • He diseñado, programado y testeado aplicaciones web de cara al cliente en Perl utilizando Catalyst, DBIx::Class y Moose.
  • He trabajado tanto en equipos de entre dos y ocho personas, dependiendo del proyecto, como en proyectos en solitario.
  • Aprendí Ruby por mi cuenta y realicé un proyecto piloto para una aplicación de mantenimiento de usuarios utilizando Rails. El tiempo de realización del proyecto fue de dos semanas, en lugar de las seis semanas esperadas.

No te preocupes por la excesiva longitud del currículum. Siempre lo podrás acortar más tarde, antes de enviarlo, pero si no capturas los detalles por adelantado, probablemente no lo harás más tarde. También querrás guardar un archivo de «recortes» con elementos que podrás añadir según sea necesario.

No esperes hasta necesitar tu currículum para dedicarle algo de tiempo y mejorarlo. Ocúpate de ello sobre la marcha y, cuando sea necesario cosechar esta herramienta crítica para la caza de un empleo, serás recompensado.

No escondas la cabeza

La prudencia dicta que cuando hay despidos en marcha es mejor mantener la cabeza gacha, no remover las aguas y reducir la posibilidad de aparecer en la «Lista de los Malos» de alguien. En realidad es justo lo contrario. Podría tener sentido si todos los trabajadores fueran intercambiables, pero tú no lo eres.

No escondas la cabeza, y procura que los demás sepan qué mejoras has realizado y cuánto valor has añadido. No vale de nada mejorar el proceso de copia de seguridad y reducir el número de cintas necesarias si te lo quedas para ti.

Debes hacérselo saber a tu jefe, pero no pares ahí. A medida que construyas tu reputación en la organización también trabajarás con otra gente, así que hazles conocer tu valioso trabajo mientras buscas maneras de ayudarles también a ellos.

Sé valioso más allá de tu departamento

Lo único mejor que ser un elemento valioso para tu jefe, tu equipo o tu departamento es ser valioso para los de afuera. Suponiendo que estás haciendo un buen trabajo en tu departamento, los elogios de otros en la organización son música para los oídos de tu jefe.

No seas pelota

La peor forma de sobrevivir a una ola de despidos es haciéndole la pelota al jefe, o depender de una buena relación personal.

En primer lugar, no funcionará. El jefe no se quedará contigo por encima de otro de mejor rendimiento solo porque le caigas bien. Su trabajo también pende de un hilo y no le hará ningún bien mantener a un empleado más débil. Mejor invierte tu tiempo en mejorar tus habilidades.

En segundo lugar, se volverá en tu contra. La adulación innecesaria (dar coba, hacer la pelota) muestra debilidad y desesperación, dos rasgos que nunca son buenos. El jefe no es tonto y no se verá engañado por tu peloteo. Peor aún, el jefe podría preferir prescindir de ti antes que se le perciba mostrando favoritismos.

Finalmente, es degradante para ti. Mantén la cabeza alta y aguanta los malos momentos mediante tu inteligencia y el trabajo duro.

Empieza a buscar tu próximo empleo

Todavía puedes perder tu empleo. Pero estás a tiempo de minimizar el impacto de ser despedido. He aquí cómo.

No esperes a que rueden cabezas. Empieza ya a buscar tu próximo empleo. Busca otro empleo que te resulte interesante y evalúa la probabilidad de que lo consigas. Tómale el pulso al mercado. Entiende las habilidades requeridas y las oportunidades ofrecidas en tu mercado de trabajo.

Deberías hacer esto aunque no haya despidos a la vista. A no ser que estés cerca de la edad de jubilación, lo más probable es que no permanezcas en tu puesto actual hasta que te retires. Puesto que sabes que se producirá un cambio de empleo en algún momento, sea por tu voluntad o por la de tu empleador, más vale que estés al corriente del mercado.

Crea contactos que puedan ayudarte

Si hay una parte de tu cartera profesional que necesita mimo y dedicación, es la construcción de una red de amigos y contactos útiles. Yo fui despedido un martes a las 11 de la mañana. A las cuatro de la tarde tenía dos posibilidades de empleo con gente que conocía, y una con una empresa al que me envió un contacto. Este tipo de red no se puede montar en el último minuto. Viene de años de trabajo en la comunidad «open source», creando conexiones y manteniendo el contacto con esta gente valiosa.

Cuando te echan a la calle es demasiado tarde para empezar a construir tu archivo de contactos. Empieza hoy.

Deberías estar haciendo todas estas cosas de todos modos.

A todos los que estén leyendo esto pero no esperan despidos, escuchad.

Estas reglas se deberían aplicar a cómo vives tu vida laboral.

Todas las reglas arriba expuestas se aplican en el día a día, aún sin la perspectiva de despidos. Siempre que asome una evaluación de rendimiento querrás que tu jefe sepa lo que vales. Cuando el jefe necesite que los que mejor rindan trabajen en un atractivo proyecto nuevo, querrás estar arriba en esa lista. Cuando desde Dirección empiecen a externalizar las operaciones de tu departamento, tú y el resto de tu departamento deberéis dejar bien claro que vosotros proporcionáis un valor que ningún otro grupo posee.

Para cuando necesites cosechar, el mejor tiempo de sembrar habrá pasado y te encontrarás luchando por hacer lo posible para ponerte al día.

Cuando te despiden de todas formas

Si sigues las anteriores directrices, cuando suceda lo peor y te encuentras en la calle, estarás listo para seguir adelante. Habrás plantado la semilla para una búsqueda de empleo efectiva que te colocará por encima de la mayoría de los demás candidatos para cualquier empleo al que te presentes.

Puesto que has estado pensando acerca del valor que aportas a la organización en términos de impacto sobre el resultado final, estarás listo para analizar tus habilidades y cómo pueden ser de utilidad a un futuro empleador.

Puesto que has estado trabajando para que tu jefe y otros conozcan el buen trabajo que has estado haciendo, y qué mejoras has realizado en tu departamento, estarás más cómodo al hablar de estos logros en tus entrevistas.

Puesto que has mantenido tu currículum al día con tus logros no necesitarás apresurarte en actualizarlo y tener que esforzarte en recordar todo lo que has hecho en el empleo que acabas de dejar atrás.

La ley de la granja: Por qué debes empezar ahora

Empieza ahora. Planta un árbol, cultiva una granja.

La ley de la granja dice que debes plantar, regar y atender a tus cosechas, y esperar a que hayan crecido hasta la madurez antes de recogerlas. Para esto no hay atajos. No puedes trabajar extra duro en la siembra y que la cosecha crezca antes. Si esperas hasta el otoño para plantar tus semillas no tendrás nada que recolectar.

Cuando se trata de la calidad de tu trabajo, y de cómo se te considera en el trabajo, la ley de la granja mantiene su validez. No puedes hacer el vago durante un año y luego bordar un superproyecto, y esperar que te consideren un gran programador. La percepción que tus usuarios tienen de ti como un administrador de sistemas distante e indiferente no se puede cambiar en un día, una semana o un mes.

Para hacer que se te vea como el mejor miembro del equipo debes empezar hoy, y mantenerte siempre.

No temas a la Parca

Espero que te hayas fijado en el hilo conductor de este artículo.

Todo lo que necesitas hacer cuando se cuenta con despidos es algo que deberías estar haciendo de todas formas.

Necesitas construir contactos, mejorar tus habilidades y hacerte útil fuera de tu departamento aún cuando no se esperan despidos. En parte porque simplemente es una buena gestión de carrera, pero mayoritariamente porque hoy en días no existe tal cosa como seguridad laboral.

Vivir con el temor de perder el empleo también disminuye la calidad de tu trabajo, así como el placer que encuentres en él. Si te preocupa ser despedido, significa que estás menos dispuesto a arriesgarte, tomar decisiones audaces o probar nuevas y locas ideas. También significa que disfrutas menos de tu trabajo, y la vida es demasiado corta para perder tiempo en un trabajo que no disfrutas.

Así que; refresca y actualiza tus habilidades, publicita tus logros y construye una red de contactos útiles. Empieza hoy y persevera en ello. Juntos sobreviviremos esta economía podrida haciendo el trabajo que nos gusta.

Reconocimientos

Gracias a Pete Krawczyk por su ayuda y perspicacia en este artículo.


Acerca del autor

Andy Lester ha desarrollado software durante más de veinte años en el mundo de los negocios y en la web en la comunidad «open source». Años de cribar currículum vítae, entrevistar a candidatos mal preparados y hasta algunas decisiones laborales imprudentes por su propia parte le han estimulado a compartir lo que ha aprendido en un libro poco convencional acerca de las nuevas directrices para la caza de empleos tecnológicos Land the Tech Job You Love [U2], así como en su sitio web, The Working Geek [U3]. Andy es un miembro activo de la comunidad «open source» y vive en el área de Chicago

Acerca del traductor

Lucas Vieites es ingeniero de sistemas y desarrollador web bajo plataformas libres («open source»). También realiza traducciones al español de software libre como aportación a la comunidad. En la actualidad vive en Galicia, España.


Recursos externos referenciados en este artículo: